La Credibilidad de un Gobierno

Todos hemos conocido personas que nos han dicho en algún momento que “lo único que tienen es su palabra”, o que nos dan su “palabra de honor”.  Confiamos en ellos porque tomamos como buena su promesa.  Pero tan pronto nos fallaron, se hizo más difícil creerles en otra ocasión.  Y si nos fallaron continuamente, llegamos al punto en que no confiamos ni creímos más en cualquier cosa que nos dijeran.

Al igual que en las relaciones interpersonales, la palabra y la credibilidad de un gobierno juegan un rol fundamental en el resultado de su gestión.  De hecho, la manera más precisa de evaluar la efectividad de los gobiernos tradicionalmente se centra en tres elementos: (1) la eficiencia y efectividad del servicio gubernamental (2) la calidad, formulación e implementación de la política pública, y (3) la credibilidad del gobierno (e.g Government Effectiveness Indicator).  Los primeros dos puntos los tocaremos en otras columnas;  por ahora, solo reseñaremos la importancia de la credibilidad.

Cabe preguntarse, ¿tiene el pueblo puertorriqueño confianza en su gobierno?  ¿Entiende el elector que el gobernante por el cual votó hace buena su palabra?  Para contestar esta interrogante, invito al lector a hacer un análisis de un patrón que se ha perpetuado en los últimos años; un patrón en que las promesas medulares de la campaña no solo han quedado cortas o hasta incumplidas, sino que en la mayoría de los casos, el gobierno de turno ha hecho todo lo contrario a lo prometido.

Quiero establecer que no estoy diciendo que un gobernante u administración llegue al poder con el propósito expreso de faltarle a su palabra.  Ciertamente, cada gobierno viene con los mejores intereses de servir bien.  Lo que estamos analizando aquí es el resultado de no llegar a cumplir -por el motivo que sea- con el compromiso hecho con el pueblo.  Como modo de ejemplo, esta administración prometió cosas que el pueblo tomó como buenas: que crearía 50,000 empleos, que bajaría el costo del agua y la luz, y que no tocaría el sistema de retiro porque todo eso se resolvía “reajustando prioridades”.  Pero, ¿cuál fue el resultado cuando la promesa chocó con la realidad?  Pérdida de 20,000 empleos, aumentos en el costo del agua y de la luz, cambios dramáticos en el sistema de retiro.

Luego de un periodo de transparencia y estabilización bajo la pasada administración, lo mismo sucedió con la credibilidad de Puerto Rico en el exterior, cuando, recientemente,  las casas acreditadoras le retiraron su confianza al gobierno actual y degradaron el crédito de la Isla.  Tras meses de afirmar públicamente que las casas acreditadoras “no gobernaban a Puerto Rico”, que “le valía” lo que pensaran, y mostrar una actitud desafiante hacia las acreditadoras de no entregar a tiempo, incompletos y/o faltos de detalles y transparencia los datos e informes solicitados, el gobierno actual despertó a la realidad de verse forzado a soportar el duro golpe del descrédito.  ¿El resultado?  Mas medidas impositivas para el pueblo, que nos limitan a corto mediano y largo plazo.  Ahora, le tomará a nuestra gente años salir del escollo.

Sencillamente, la falta de cumplir con la palabra empeñada afecta la credibilidad y, por lo tanto, la efectividad de un gobierno.

Ante este escenario, tenemos que trazar un plan de futuro para recuperar esa credibilidad perdida.  Con el fin de proponer alternativas viables para el desarrollo real de Puerto Rico, por los pasados tres años hemos reunido un grupo de excelentes profesionales para encaminar lo que denominamos el Plan para Puerto Rico.  Es un plan definido, con una visión clara, que ya ha pasado por varias fases.  Hemos identificado la raíz de los problemas que nos aquejan;  estudiamos las mejores y peores prácticas a nivel global;  hemos detallado el primer borrador del plan; y ahora, basado en ciertos parámetros, abrimos sesiones de trabajo con el Pueblo para recibir su insumo directo y analizar distintas propuestas.  Finalmente, todas estas propuestas se convertirán en legislación, lista para ejecutarse de manera rápida y eficaz.  En todas las fases, hemos ido reclutando y añadiendo personas que quieren aportar de distintas maneras con sus ideas, sus planes y su talento.

Lo esencial de este plan es que siempre estará basado en la realidad que vive día a día nuestra gente, y así se le presentará al Pueblo.  Las promesas que suenen demasiado buenas, si no tienen la sustancia y la evidencia que las apoyen, no serán validadas.  Y tiene que ser así, porque por demasiado tiempo ya hemos caído en un patrón donde la planificación brilla por su ausencia,  donde hay poca ejecución de los que llegan al poder, y donde existe una constante improvisación ante los problemas.

Un plan basado en evidencia y orientado en los resultados es una alternativa real que nos preparará para atender nuestros problemas de raíz.  Es la alternativa que nos permite identificar el talento que pondrá ese plan en acción.  Y nos permitirá asumir nuestras responsabilidades como se debe, para generar confianza y credibilidad en nuestras propias capacidades.

La época de promesas llanas y unidimensionales se acabó.  Es tiempo de establecer metas de futuro, integradas, reales y alcanzables.  La época de esperar que una persona “salve” a Puerto Rico quedó atrás;  es hora de formar un equipo de trabajo con la visión y disposición de atender los problemas de Puerto Rico basándose en hechos concretos.  El momento para transformar a Puerto Rico ha llegado, y comienza restableciendo la credibilidad en un gobierno como el nuestro, que siempre debe ser del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo.  Juntos Podemos.

Twitter: @ricardorossello

El Vocero de Puerto Rico | Lunes, 10 de marzo de 2014

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s